Como el tabaco afecta a nuestra salud dental

Como el tabaco afecta a nuestra salud dental

Es innegable los efectos nocivos del cigarrillo en la población, tanto el fumador directo como los indirectos son víctimas conscientes, en el mayor de los casos; de los daños producidos por el tabaco. Pero… ¿Te has puesto a pensar alguna vez cómo el tabaco afecta a nuestra salud dental?

La respuesta a esta pregunta resulta interesante debido a que por lo general siempre se tiende a creer que el cigarrillo solo afecta de forma severa nuestra función respiratoria y no es así.

El cigarrillo ocasiona un daño general o dicho de otra forma, un daño colateral a todo nuestro sistema. Nuestra salud cardiovascular, renal, sexual y la que me ocupa a mi como odontólogo; la salud bucal se ven afectadas dramáticamente por el consumo indiscriminado del tabaco.

Pero hablemos de los efectos del cigarrillo en nuestra salud bucal

Resulta conveniente clasificarlas para permitirte comprender los riesgos existentes del fumar.

Enfermedades periodontales

Las enfermedades periodontales son inflamaciones del periodonto (encías, fibras periodontales y huesos dentales). Los recubrimientos bacterianos desencadenan primero una reacción de defensa inflamatoria del cuerpo.

Como resultado de una inflamación prolongada de las encías, las fibras de retención del diente y los huesos del diente que fijan la pieza dentaria en la mandíbula pueden aflojarse tanto que duele o incluso fallar, es decir, perder la pieza.

Los fumadores sufren con mucha más frecuencia de enfermedades periodontales, aun sin darse cuenta de ello.

La periodontitis, como el sangrado de las encías, ocurre cuando se fuma.

■ Los fumadores tienen, dependiendo de la cantidad de cigarrillos que fuman, un riesgo de hasta quince veces más probabilidades de desarrollar periodontitis.

■ Fumar favorece el aflojamiento de los dientes. Cuanto más se fuma mayor es el riesgo de que los dientes se aflojen. Lo que posteriormente podría significar la pérdida del diente.

■ Los fumadores reaccionan al tratamiento de la periodontitis significativamente peor que los no fumadores.

Caries

La caries es el resultado de la actividad de bacterias en la cavidad oral.

Estas  bacterias forman una placa en la superficie del diente. Las bacterias de la placa son consideradas colonizadoras  y por lo tanto son capaces de producir ácidos a partir de azúcar y almidón. Estos ácidos destruyen el esmalte mediante la eliminación de minerales.

Después de un período más largo de ataques de ácido, se desarrolla un defecto, el agujero de caries en el diente.

Dentro de este defecto otras bacterias destruyen el diente hasta el punto en que se alcanza la pulpa dental y el dolor y la inflamación se aparece.

■ Los fumadores suelen tener más caries que los que no lo son. El riesgo de caries dental aumenta con el número de cigarrillos fumados.

Cambios en la mucosa oral

Puede que algunas personas no le den el valor que merece, pero la saliva juega un papel estelar en la protección y cuidado de nuestra mucosa oral y en consecuencia de nuestros dientes.

Incluso después de fumar un solo cigarrillos enormes cantidades de sustancias carcinógenas se depositan en la saliva y la acumulación de esta es proporcional a la cantidad de cigarros fumados.

La enfermedad precancerosa más común en el la cavidad oral es la mancha blanca (leucoplasia).

■ Las leucoplaquias son causadas principalmente por el tabaquismo en combinación con un consumo frecuente de alcohol.

■ Cuantos más cigarrillos fume una persona cada día, mayor será  el riesgo de leucoplasia.

■ En los fumadores, la leucoplasia se forma principalmente en la base de la boca y en la mejilla. Los fumadores también desarrollan manchas frecuentes en los dientes, labios y encías y lengua cubierta.

En publicaciones anteriores hemos hablado con detalle sobre la melanosis tabáquica, que es otra patología bucal desarrollada por los fumadores.

Prevención de las enfermedades bucales causadas por el cigarrillo

Indudablemente la mejor disciplina de prevención a este tipo de enfermedades bucales es el abandono total del hábito. Es decir, dejar de fumar.

Sin embargo entendemos que para muchas personas dejar el cigarrillo no es una tarea fácil e incluso es algo en lo que han trabajado durante mucho tiempo.

Existen alternativas que intentan controlar la ansiedad que posteriormente deriva en la necesidad de fumar.

Por ejemplo, herramientas anti estrés, que controlan en cierta medida la ansiedad causada por la necesidad de fumar. Incluso, se han visto casos en donde el consumo de agua en mayor cantidad facilita el trabajo y ayuda al fumador en rehabilitación a mantenerse alejado del cigarrillo.

Maria Gabriela Castro
Soy Maria Gabriela. Odontólogo y docente universitario. Casada. He creado este blog para ti, para que encuentres en él información útil y valiosa. También es un medio de contacto entre nosotros.