Las carillas dentales ¿deberías recibir este tratamiento, cuales son sus ventajas y riesgos?

Las carillas dentales

Las carillas dentales son tratamientos aplicados exclusivamente por un dentista especializado en estética dental.

Aunque se trata de algo muy solicitado por los pacientes en las consultas, estos; en su mayoría, no conocen a ciencia cierta de que se trata el tratamiento y las implicaciones que podría tener a corto, mediano y largo plazo.

Quizás por moda o por la cantidad de publicidad alrededor de las carillas dentales, estás generan interés en muchos pacientes.

Este tratamiento dental posee muchas ventajas pero también desventajas. Pues está indicado para un cierto perfil de pacientes. No todos pueden ser candidatos para poseer carillas dentales.

Por eso es importante conocer más sobre este tipo de tratamiento y todas sus implicaciones. 

¿Qué son las carillas dentales?

Las carillas dentales son aditamentos que se colocan sobre la superficie de los dientes, en el consultorio odontológico, con el propósito de mejorar la estética, lograr una sonrisa más armoniosa, así como una estética facial adecuada. 

Mejora, sin duda alguna, la apariencia física de los pacientes y potencia su autoestima. 

Elección del tipo de carilla dental 

Algunos pacientes desean ser sometidos a tratamientos reversibles, muy conservadores, sin dolor, por el contrario otros quieren resultados a largo plazo, sin importar, sacrificar tejidos sanos o sentir molestias durante el proceso. 

Existe otro grupo basto que acepta el tratamiento dental que se le sugiere sin tomar en cuenta ningún factor, esto por desconocimiento, temor o exceso de confianza hacia el odontólogo.

En todos los casos el paciente debe conocer qué tipo de procedimiento se realizará en su boca. Mucho más si en la actualidad existen carillas dentales que pueden realizarse con minina cavitación o sin necesidad de desgaste de diente sano, mediante la cementación adhesiva de las mismas. 

Dejando a un lado aquellas carillas donde se debe hacer el desgaste considerable e irreversible de los dientes que no poseen ningún tipo de enfermedad. Reduciendo su tamaño, resistencia de los mismos. Siendo estas las más populares en la población. 

Las carillas más conservadoras poseen igualmente ventajas en cuanto a físicas y ópticas como opalescencia, fluorescencia, translucidez, cromaticidad, como lo reseñó la odontólogo Villarroel M. En el Congreso Internacional de Odontología de Ponta Grossa. 

A mediados de 2003, autores como Magne P y Belser U. Acotaron que estas carillas permiten disimular la unión con la estructura dentaria y  desde el punto de vista físico se ha logrado devolver integridad biomecánica y estructural reforzando al remanente dentario. Quiere decir que esto no es un concepto totalmente nuevo.

Principales Carillas comerciales que no requieren desgaste dental. 

Es importante conocer al menos los principales tipos de carillas, para así el paciente saber que se tiene lo mejor. 

Las carillas comercialmente conocidas como Lumineers, las cuales tienen estudios científicos de más de 20 años que comprueban su efectividad, son fabricadas por la compañía Den-Mat en USA, tienen la ventaja de que pueden ser fabricadas con un espesor mínimo de 0.2 mm, sin sacrificar el espesor o dureza. 

Otro tipo de carillas sumamente exitoso es llamado Componeer fabricado por la compañía Coltene. 

La característica de estas, es que vienen prefabricadas para ser  polimerizadas, cuestan con un tipo de material de resina nano híbrida, que permite ser pulidas, obteniendo resultados altamente estéticos, con mucho brillo y apariencia natural, lo que no se consigue con otros materiales de uso en consultorio o elaborados en el laboratorio dental. 

Ventajas de las carillas sin preparación dental: 

Estás son las 6 ventajas más importante del uso de carillas sin preparación dental: 

Este tipo de carillas sin preparación dental la mayoría de las veces puede ser realizada en dos consultas. Lo que resulta sumamente rápido en comparación a las que requieren desgaste donde fácilmente pueden tardar hasta 4 consultas. 

No necesita anestesia, puesto que no se hará desgaste del diente que pueda generar dolor.

Las carillas en donde se realiza desgaste requieren del uso de  provisionales, mientras se elaboran en el laboratorio las carillas definitivas. 

La tecnología desarrollada por este tipo de materiales dentales para carillas sin desgaste garantiza la capacidad de reforzar el esmalte debilitado de los dientes.

Con estas carillas no se producirá la reducción de estructura dental, consecuencia de este tratamiento. 

Los pacientes no experimentan sensibilidad, ni dolor en el postoperatorio.

¿Qué pacientes no deberían usar carillas dentales?

Existe un grupo de personas que no califican para este tipo de procedimientos dentales. 

Aquellos pacientes que no posean salud periodontal

Para realizar algunos procedimientos dentales se deben tener unas condiciones mínimas que permitan el éxito del tratamiento.

Entre estas condiciones está poseer una salud periodontal, es decir que tanto la encía como el hueso de tu boca debe estar libre de enfermedades como la gingivitis o la periodontitis.

En este tipo de alteraciones, los tejidos de soporte es decir el hueso, encías, ligamentos que permiten mantener a tus dientes firmes, poseen bacterias, que afectan la salud dental. 

En estos casos los dientes están recubiertos de placa o cálculo, este último se compone de restos de alimentos que tienen mucho tiempo adheridos de forma firme a la superficie de los dientes, este cálculo no puede ser removido con el cepillado habitual en casa, lo que agrava más la enfermedad periodontal. 

También encontramos sangrado de las encías de forma espontánea, inflamación, es decir aumento de tamaño de las encías, esto genera movilidad de los dientes por la pérdida de hueso sano, cambios de coloración de las encías, estas se tornan con una coloración roja intensa.

Cuando le agregamos un tratamiento estético, como las carillas dentales a un paciente con una enfermedad periodontal, las probabilidades de fracaso son muy grandes, acompañado de la pérdida de los dientes. 

Este tipo de pacientes debe recibir primero un tratamiento enfocado en eliminar y devolver la salud periodontal, para luego realizar tratamientos estéticos como las carillas dentales. 

Pacientes que no visitan al odontólogo con regularidad o no asisten a sus chequeos anuales de prevención. 

Definitivamente los pacientes que deben quedar excluidos del uso de las carillas son aquellos que asisten a las consultas odontológicas muy pocas veces en su vida. 

Esto se debe a que las carillas dentales requieren revisión periódica, mantenimiento, para garantizar que todo esté funcionando adecuadamente y luzcan perfectamente. 

Por lo que someterse a este procedimiento y no volver al odontólogo, no es posible.

Pacientes que desean carillas pero no desean invertir económicamente en el tratamiento. 

Aquellos pacientes que quieran lucir carillas de calidad que no perjudiquen la salud de su boca, deben estar al tanto, que este tipo de procedimiento, requieren ser realizados por expertos en el tema, con materiales de primera con durabilidad comprobada, biocombustibles con los tejidos bucales. Por lo que las carillas dentales no son nada económicas.

Requieren de un análisis radiográfico, examen bucal, registro de su mordida, registro fotográfico, materiales de impresión, etc, todo esto genera un costo que no es comparable con una limpieza dental o con una consulta diagnóstica, por lo que es comprensible que deba hacer una inversión superior a los procedimientos de rutina. 

Pacientes con caries o restos radiculares.

Para la confección de las carillas es necesario tener dientes sanos y libres de caries, eliminar focos infecciosos, como restos radiculares, dientes que se han fracturado y quedado en boca, los cuales no se pueden restaurar y requieren ser extraídos. 

Sanear la boca y eliminar estos factores que son sinónimos de enfermedad bucal, es importante para evitar fracasos en el tratamiento con carillas dentales. 

Por esto el paciente requiere primero de una evaluación donde se verifique la salud de todos sus dientes, de no poseerlas, se deben hacer las correcciones pertinentes antes de iniciar la confección de las carillas. 

Pacientes que carecen de tiempo, o que desean procedimientos rápidos.

Es necesario que comprenda que los procedimientos complejos como la confección de carillas dentales, no pueden realizarse en tiempos récord, aquellos pacientes que desean procedimientos rápidos en pocos minutos, no son candidatos para someterse a este procedimiento. 

Puesto que las carillas realizadas directamente sobre los dientes, o confeccionadas en laboratorio y luego cementadas en boca requieren, de varios procedimientos, los cuales son imposibles de realizar en segundos.

Pacientes con patologías bucales 

Aquellos pacientes que posean Patologías bucales, producto de alteraciones bucales como;  hongos (candidiasis, Histoplasmosis), infecciones bacterianas (sífilis,lepra tuberculosis), infecciones parasitarias (miasis), infecciones virales (VIH, herpes, leucoplasia) lesiones de origen reactivo (fibroma traumático, quemaduras, mucocele, hiperplasia) etc.

Deben ser sometidos a los tratamientos pertinentes para cada patología, para luego poder realizarse las carillas. Así se evitará la progresión de las lesiones, diseminación o complicaciones. 

Factores que perjudican las carillas dentales

Existen factores que perjudican a las carillas dentales, los cuales deben ser considerados por los pacientes, para así evitar el fracaso del tratamiento;

Mala o nula higiene bucal 

Todos los pacientes en especial aquellos que posean aditamentos, en su boca, con dientes modificados, tratados o en los cuales se les ha colocado algún material odontológico, deben tener una excelente higiene bucal, así se evitará la proliferación de baterías, el deterioro de los materiales, fracturas y caries.

Para esto deben cepillarse después de cada comida, usar hilo y enjuague bucal. 

Morder objetos o rechinar los dientes 

Los dientes son las estructuras más fuertes del organismo, cuando estás son sometidas a cargas inadecuadas como morder o rechinar los dientes por problemas como el bruxismo, llevarse objetos a la boca y morder los como trozos de madera, metal, bolígrafos, destapar botellas, originan fracturas de las piezas dentarias.

Lo mismo ocurre con las carillas, estos materiales a pesar de ser sumamente resistentes y están cementados con materiales de calidad, nunca igualarán a los dientes o superan su resistencia, estos también pueden desgastarse, fracturarse, fisurarse, por lo que estos hábitos nocivos. 

Fumar cigarrillos, consumir ciertas bebidas.

Fumar cigarrillos tiene efectos perjudiciales en el organismo, ciertamente los efectos nocivos más leves son la pigmentación de las estructuras dentarias y las carillas. 

Si eres portador de carillas de resina, estas pueden cambiar su color, perdiendo esa tonalidad que por excelencia poseía al inicio de su uso. 

Lo mismo ocurre con las bebidas como el café, mate, bebidas carbonatadas, se adhieren a la superficie siendo capaz de cambiar el tono de los dientes o carillas de resina. 

Expectativas del paciente vs procedimientos necesarios.

Quizás el paciente desconozca que al eliminar la enfermedad periodontal, sus dientes se verán más blancos, más sanos, las encías estarán más pequeñas libres de inflamación, lo que dará un efecto de dientes más grandes y limpios. Sin necesidad de usar carillas.

Algunos tratamientos rehabilitadores son más efectivos y exitosos para algunos pacientes, sin necesidad de recurrir a las carillas. 

Cuando preguntas a un paciente ¿por qué desea usar carillas dentales?. Quizás responda que sus dientes no se encuentran alineados, no le gusta ver los espacios entre los dientes o por el contrario sus dientes están superpuestos unos con otros.

En estos casos lo primero que debe hacerse es un estudio a profundidad de la forma o el tipo de mordida que posee el paciente, para así poder determinar, cuál es la solución, o el procedimiento que se requiere para cada caso.

Los diastemas o espacios entre los dientes, pueden ser corregidos con las carillas, pero si estos espacios son muy grandes conformando verdaderas brechas no es posible corregirlos, para esto es necesario, el uso de aparatos de ortodoncia.

Los pacientes que tienen ausencias dentarias, que han perdido múltiples dientes, requieren una rehabilitación mediante el uso de prótesis, fijas, removibles o el uso de implantes dentales.

El paciente debe comentar al odontólogo, cuales son sus expectativas, deseos, para que el profesional le indique cuáles de esas expectativas pueden ser cumplidas, logradas, cuales requieren de otro tipo de procedimiento, siempre garantizando lo mejor para el paciente. 

Papel del Odontólogo

Es importante reconocer que los profesionales de la odontología, debemos considerar, nuestro rol de informar y educar a los pacientes más allá de los deseos que estos posean, hacerlos partícipes del conocimiento, de las ventajas y desventajas que como todo procedimiento dental conlleva realizar las carillas. 

El odontólogo debe tener en cuenta siempre el concepto de conservación dental, del cual debemos ser promotores, así como la prevención de complicaciones dentales en el futuro de los pacientes.

Por ello es importante que los profesionales de la odontología adopten los esquemas de tratamiento con carillas dentales conservadoras, sin desgaste dental, que ya tienen varios años disponibles, debido a que no es un concepto nuevo, para así ofrecer esta alternativa a los pacientes en la consulta. 

Siempre teniendo conciencia que estos procedimientos dentales pretenden mejorar la salud de los pacientes y no representan únicamente un objeto de enriquecimiento económico al odontólogo. 

Maria Gabriela Castro
Soy Maria Gabriela. Odontólogo y docente universitario. Casada. He creado este blog para ti, para que encuentres en él información útil y valiosa. También es un medio de contacto entre nosotros.